Música para los sentidos – Maspaké

La programación “Música para los sentidos”  de Noain guardaba para el sábado al dúo Maspaké. Naiara y Javi Ruz tuvieron que marchar corriendo a cubierto con toda la panda de amigos de siempre y seguro que nuevos amigos de Noain porque la lluvia amenazaba con insonorizar sus tacones y entumecer los dedos que rasgan la guitarra.

Empezamos mal este concierto, Naiara. “La vida no entiende leyes” cantas y mi mandíbula choca contra el suelo como aquella escena de Jim Carrey en La Máscara. Mi ofensa personal queda hipnotizada por una pelea interior ¿Qué me gusta más? ¿La voz o la guitarra? ¿Por qué decidir?

No soy mucho de flamenco, aviso. Pero creo que en esta ocasión no es cuestión de gustos. Si te gusta la música, tienes que verles.

Maspaké es mucho más. Es la sensualidad del flamenco, es un baile de versiones de antes con toques propios de ahora, es un zapateao que no deja títere con cabeza, es la traqueteo de unas cuerdas, es un vestido rojo pasión que se pelea con la ternura de una bossanova y se entremezcla con la picardía de los ritmos funkies. Es un escenario que sostiene lo mejor de cada uno.

Aunque lleven muchos, muchos años detrás del micrófono se disculpan -como un niño al que se le acaba de caer una figurita del salón- por “cometer la osadía de versionear” a autores como Camarón, los Amaya, Ella Fitzgerald, Rumba Tres, Simon y Garfunkel, Pasión Vega, incluso al Rey del pop.

Tímidamente el público de Noain va echando unas palmas animados por la locura de las notas que juguetean entre los dedos de Javier y las bromas que Naiara comparte con el público sentado atento en sus butacas, pero que realmente está con ellos, entre las partituras y los vestidos que esconde tras el telón.

Se nota que comparten mucho más que la música. De vez en cuando a Javi se le escapa una mirada al techo. Quién sabe si estará buscando a ver de dónde ha caído ese ángel.

Pensaréis que es imposible, pero PALABRA que se puede pasar de la rumba y las manzanas mordidas al jazz en un segundo y ¡ZAS! en un saltito, a una nana. Y entre sueños renace el flamenco de nuevo y con más fuerza.

Máspaké es esto (ver vídeo).

Es empezar un concierto destrozando el suelo y acabarlo con el corazón desgarrado a ritmo de blues. 

 

Maspaké

Maspaké

Maspaké

Maspaké

Maspaké

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s