Alicatê en el Bar Lákora

El bar Lákora (Pio XII, 34) abre sus puertas a la magia del espectáculo. Y cierra la puerta ¡que se escapa el gato! A partir de ahora y hasta que el cuerpo aguante, todos los viernes a las 22h habrá un dúo de flautas, una chistera con su mago, un ventrílocuo o una folclórica country para animar la cena. Todo el mundo está invitado a participar encima o debajo del escenario.

Las primeras en estrenar esta temporada de eventos fueron las archiconocidas Alicatê. Alice Dos Santos y Tefi de Paz forman este dúo en el que cualquier excusa es buena para montar una fiesta y acabar manga por hombro. Sí, sí, manga por hombro, o pie en la oreja,  porque Tefi de Paz es más que capaz de poner cualquier articulación donde le plazca. Y más aun si de fondo suenan melodías de blues, copla, bolero o pop.

La intriga se hace eco. En una pizarra enmarcada a lo barroco Tefi escribe “INSERT KISS”. Es la pista para saber cómo empieza el juego. Un beso, una canción. Lindo ¿no?

Bien lo dijo Quino, “la vida debería empezar al revés”, igual que en sus conciertos que comienzan desnudándose. De un vestido negro de lunares a uno rojo folclórico, rosetón blanco en el pelo incluido. ¡Olé! Pero lo siguiente en oírse no es una tonaílla, no, es un HIT THE ROAD, JACK, como si el espíritu de Etta James se apoderase de ella mientras da vueltas y trotes por encima de la mesa. No tiene precio.

Así, Alice sugiere tipos de besos al público para que Tefi pueda cantar algo nuevo. Beso de Cenicienta, de vampiro, de esquimal, de Titanic, de pedorreta, de vaca, de tour de Francia y hasta de peli mala. Aunque al principio el público fue tímido y le daba corte regalarle un beso a la voz del duo, poco a poco estas chicas ganaron territorio a la vergüenza y  la sacaron del bar de una patada en el culo. Nunca más se atrevió a entrar. Los que sí entraron fueron más y más besos, aplausos, coros, y sobre todo carcajadas.

Pero todo llega a su fin. ¡OH! Entonces nos agarraron el corazón. En un instante, se creó un clima de confianza, amor y felicidad. Yann Tiersen escogía las palabras que Alicatê no podía decirnos a cada uno de los que allí estábamos. Con la mirada nos decían…hasta otra.

Con dos tacones.

Alicatê

Alicatê

Alicatë

Alicatë

Alicatë

Alicatë

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s