Mes: octubre 2014

¿Qué plan hay?

 

Anuncios

Vermut Poético en Librería Walden

Este sábado disfrazado de primavera más que de otoño trajo con el sol a dos poetas: Uxue Juárez y al invitado Nacho Escuín. La librería Walden abre sus puertas para presentar el primer libro de Uxue “Así, Berlín” y “Huir verano” y “El Azul y lo Lejano” del escritor turolense.

Nos avisaban los poetas que habían organizado el Vermut Poético con la intención total y absoluta de deprimirnos. Así. Tan anchos lo dicen y siguen a lo suyo. ¡Pues sí que empezamos bien!

Librería WaldenQuizá, y casi seguro, yo no entienda mucho de poesía, pero ni el vermut poético empezó con vermut ni el invitado es el halagado con adjetivos perfumados ¿Cómo? ¿Nos han engañado a todos? Es puro marketing, seguro. El caso es que, engañados o no, una vez contada su andadura y aprovechando el tirón, Nacho presenta sus dos últimas obras. Otro tema extraño. Dos poemarios en el mismo momento. Todo tiene su porqué. Ya hemos dicho que los dos tenían la intención consciente de deprimirnos, y de eso habla el primer libro de Nacho “Huir Verano” de un momento duro que cuando fue a publicarlo había cambiado completamente y  así, aprovechando tan buen momento personal, decide publicar también en forma de poemas su mejora. Su victoria. Su lucha.

Abre el recital con el poema “Maleza” 

(pincha para ver el vídeo del recital casi completo)

 

Otra cosa curiosa de las que yo no entiendo es el truco o la magia que hacen para que de meternos en la sensación de tristeza profunda en un CHAS consigan romperla y  hacernos reír a carcajadas riéndose de sí mismos y de las cosas que se llegan a escribir en ciertos momentos. El último poema que nos lee Nacho habla de lo que es o deja de ser el amor. Puede que el amor sea esa magia que hace pasar de estar sumido en el polvo a, ¡CHAS! romper a reír.

Nacho Escuín y Uxue Juárez

Dejando a un lado la tristeza, Nacho nos presenta a Uxue Juárez, su poesía, sus influencias alemanas, su idioma híbrido entre el silencio, la naturaleza mezclándose con textos inmensos escritos en prosa y fórmulas matemáticas jugueteando con ilustraciones. Y llena las estanterías de Walden de palabras cariñosas y ruborizantes que acaban poniendo roja a Uxue. “Cualquier escritor que se tercie, querría tener un primer libro así de increíble”

Con el pavo subido y sonriente nos cuenta que “Así, Berlín” y la poesía para ella, trata de buscar la belleza en lo terrible y expresarlo. Explicar cómo nos une la poesía, cómo se pasa de un proceso individual en el que el escritor se concentra frente al folio en blanco y acaba leyéndolo a un público y encontrarnos así, con la belleza de la poesía por muy terrible que sea. Su libro intenta buscar una voz por eso su personaje principal es la nieve con la que convivió durante una larga temporada en Berlín. La nieve significa silencio, lo oculto, pero al final, como todo, la nieve se deshace.

La portada de “Así, Berlín” es un deseo cumplido de los lápices de Jon Juárez. Cuenta Uxue que cuando su hermano y ella eran pequeños les encantaba escribir. A ella le encantaba hacer listas de todo, y una de esas listas fue su lista de deseos. Pero era cortita, sólo acumuló 3.

  • 1- Trabajar en algo con su hermano
  • 2- Coger una piedra de la luna
  • 3- Que Jon dejase de chuparse el dedo

La lectura de “Así, Berlín” la acompaña con fotografías tomadas por Izaskun Gracia y un millón de anécdotas.

Si os pasáis esta semana tendréis ambos libros a vuestra disposición y son un gustazo. ¡El sábado se agotaron en un pestañeo!

Será casualidad, pero antes de empezar a leer esas “deprimentes poesías” pide que se apague la luz y una vez finaliza, se encienden automáticamente. ¿Casualidad? Yo creo que es una señal, que, al igual que la nieve, toda la oscuridad se enciende.

Librería Walden

 

Concierto The Pelocas en Lákora

El viernes pasado tuvimos entre nosotros a The Pelocas en el pequeño escenario (que de él hacen un gran escenario todos los que lo pisan) del Lákora.

Pelocas es un dúo de voces que no conocen del concepto ” MI SITIO”, porque todos los sitios donde pisan lo hacen SU SITIO. Y no exagero. Cuando andas organizando eventos y en un mismo fin de semana recibes como 5 llamadas diciéndote “tienes que llevar al Lakora a la morena y la rubia que están tocando en la Plaza del Ayuntamiento porque son geniales”. Y sí, lo son. Rike Döring y Constanza Álvarez son “la rubia y la morena”.

Desde Alemania y Chile trajeron en su maleta una guitarra, un cajón y otros elementos de percusión, además de un triángulo. Y un millón de papeles garabateados que hacen de su partitura sujetados con pinzas de la ropa en el atril que centra sus canciones.

Con la maleta deshecha comienzan por separado su trayectoria de cantautoras por los bares de Barcelona. En el bar El Ciclista (C/Mozart, 18)  coinciden y Rike le comenta de su viaje a Pamplona como punto de comienzo de su gira por España. Constanza no necesitó pensárselo ni media vez para dar el SÍ. Aunque su plan era recorrerse el norte con The Pelocas, Pamplona las atrapó durante más de 3 meses. Hasta hoy. Ahora cada una vuelve a su viaje individual. Rike por Málaga y Constanza de nuevo en Barcelona.

El concierto del Lákora fue su concierto de despedida y seguro que por eso fue tan emotivo. Recuerdo momentos en el que se creaba un silencio especial que rápidamente rompían para seguir cantando con esa sensación de “si paro de tocar, esto se acaba para siempre y no quiero”. Fue bonito compartirlo.

Con una guitarra acústica y un cajón bastan para unir la música de todo el  mundo y de todas las épocas. Así lo vivimos la semana pasada en su concierto DESTARTALADO que sonó a Manu Chao, a Alanis Morissette, a Oscar de León, a Gotye, a The Killers, a Manolo García…

Las personas somos tan complejas…curiosamente una persona que dedica su vida a la fortuna de su voz y de su música con una guitarra rasgada a cuestas, siente nervios y felicidad con un simple CLINNNN! del triángulo. ¿Recordáis el triángulo? Sí, es ese instrumentillo que le dejaban tocar en el festival de Navidad del cole a los que no éramos muy rítmicos, como por hacer algo. Pues a ellas, algo así, les hace feliz. Fácil, ¿no? Quizá ahí está el truco.

Ahora no sé por dónde andarán, pero seguro que dentro de poco vuelvo a recibir una llamada o un mensaje que me diga “oye Idoia, por aquí se escucha últimamente a una rubia y a una morena que tocan en la Plaza Mayor y tienes que invitarlas a tocar porque son, sencillamente, GENIALES”.

Para los que no podáis ir a verlas juntas de nuevo y los que por alguna causa de fuerza mayor no pudisteis venir al Lákora, aquí os dejo un trocito del concierto de la semana pasada: THE PELOCAS – EL ÚLTIMO CONCIERTO