Concierto The Pelocas en Lákora

El viernes pasado tuvimos entre nosotros a The Pelocas en el pequeño escenario (que de él hacen un gran escenario todos los que lo pisan) del Lákora.

Pelocas es un dúo de voces que no conocen del concepto ” MI SITIO”, porque todos los sitios donde pisan lo hacen SU SITIO. Y no exagero. Cuando andas organizando eventos y en un mismo fin de semana recibes como 5 llamadas diciéndote “tienes que llevar al Lakora a la morena y la rubia que están tocando en la Plaza del Ayuntamiento porque son geniales”. Y sí, lo son. Rike Döring y Constanza Álvarez son “la rubia y la morena”.

Desde Alemania y Chile trajeron en su maleta una guitarra, un cajón y otros elementos de percusión, además de un triángulo. Y un millón de papeles garabateados que hacen de su partitura sujetados con pinzas de la ropa en el atril que centra sus canciones.

Con la maleta deshecha comienzan por separado su trayectoria de cantautoras por los bares de Barcelona. En el bar El Ciclista (C/Mozart, 18)  coinciden y Rike le comenta de su viaje a Pamplona como punto de comienzo de su gira por España. Constanza no necesitó pensárselo ni media vez para dar el SÍ. Aunque su plan era recorrerse el norte con The Pelocas, Pamplona las atrapó durante más de 3 meses. Hasta hoy. Ahora cada una vuelve a su viaje individual. Rike por Málaga y Constanza de nuevo en Barcelona.

El concierto del Lákora fue su concierto de despedida y seguro que por eso fue tan emotivo. Recuerdo momentos en el que se creaba un silencio especial que rápidamente rompían para seguir cantando con esa sensación de “si paro de tocar, esto se acaba para siempre y no quiero”. Fue bonito compartirlo.

Con una guitarra acústica y un cajón bastan para unir la música de todo el  mundo y de todas las épocas. Así lo vivimos la semana pasada en su concierto DESTARTALADO que sonó a Manu Chao, a Alanis Morissette, a Oscar de León, a Gotye, a The Killers, a Manolo García…

Las personas somos tan complejas…curiosamente una persona que dedica su vida a la fortuna de su voz y de su música con una guitarra rasgada a cuestas, siente nervios y felicidad con un simple CLINNNN! del triángulo. ¿Recordáis el triángulo? Sí, es ese instrumentillo que le dejaban tocar en el festival de Navidad del cole a los que no éramos muy rítmicos, como por hacer algo. Pues a ellas, algo así, les hace feliz. Fácil, ¿no? Quizá ahí está el truco.

Ahora no sé por dónde andarán, pero seguro que dentro de poco vuelvo a recibir una llamada o un mensaje que me diga “oye Idoia, por aquí se escucha últimamente a una rubia y a una morena que tocan en la Plaza Mayor y tienes que invitarlas a tocar porque son, sencillamente, GENIALES”.

Para los que no podáis ir a verlas juntas de nuevo y los que por alguna causa de fuerza mayor no pudisteis venir al Lákora, aquí os dejo un trocito del concierto de la semana pasada: THE PELOCAS – EL ÚLTIMO CONCIERTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s