Pintura

¿Qué plan hay?

 

Anuncios

Entrevista a Vostok Gallery

7 pamplonicas apasionados del graffiti abren su primera galería dedicada a lo que más les gusta: diseñar y crear.

La presentación de los tripulantes la podéis escuchar aquí:

Antes Vostok estaba en segundo plano. Ahora es nuestro proyecto base.

+ ¿Qué es Vostok? ¿Es una galería? ¿Es vuestro estudio?

Esto hoy es una expo; mañana puede ser un taller, una fiesta, un festival de graffiti. O una mera excusa para reunirnos y ponerle el nombre que nos hemos inventado para la pedrada del momento. ¿Quién sabe? Igual  un día nos da por el cine y nos ponemos a hacer un corto y no teníamos ni  idea. Pero es ponernos a pensar. Así salen cosas como esta.

¿Y qué somos? Todos nacimos del graffiti aunque cada uno hayamos seguido por cosas muy distintas como el diseño gráfico vectorial, la foto, el tattoo, la ilustración… Sí nos une que seguimos pintando todos: aunque estamos aquí, firmamos por la noche igualmente.

O sea, que cada uno se dedica a cosas concretas pero nos gusta hacer de todo y echamos una  mano a los otros. Cuando no tienes apoyo, es “yo me lo guiso, yo me lo como” o contar con un colega. El hecho de estar todos aquí mezclados y que cada uno sea de una rama, nos retroalimenta: es muy interesante conocer lo que hace el otro y enseñar lo que hago yo.

¿Para qué vas a estar bocetando en casa solo si puedes estar aquí comentando tu idea con todos?  Eso es Vostok.

 

+ ¿Traéis el equipaje de fuera?

Sí, claramente. Cualquier disciplina que veas fuera es totalmente innovadora y de eso hemos aprendido todos.

Lo más importante para que la gente consuma es que la gente lo conozca. Si no lo enseñas, si te quedas en tu casa actualizando tu web, no haces nada. Por eso estamos aquí. Tenemos mucho más alcance fuera que en nuestra propia ciudad. Hay gente muy buena y que trabaja más allá de los márgenes de lo establecido. Queremos quedarnos aquí y enseñarlo.

 

+ Cuando os preguntan a qué os dedicáis ¿cómo lo explicáis? Hay mucha gente a la que esto del diseño, la ilustración, el graffiti, etc… no le suena serio.

Somos survivors.

Las horas que hay detrás de cada proyecto personal no se pueden ni contar. Primero porque hay una necesidad de viajar para conocer, para formarte, para ver otras cosas, y eso son horas de pensar en el proyecto, de conocer técnicas, de pruebas y pruebas…

Claro que es serio lo nuestro. Puede sonar fácil,  pero cada uno de nosotros te puede llorar de lo suyo. Cualquier profesión creativa sigue siendo un trabajo aunque  la gente se piense que disfrutas haciéndolo. Cuando hay un control, cuando son ellos los que te están contactando y tú te debes a una serie de condiciones: plazos, espacio concreto, temática…, ¿qué queda de ti? A veces sólo la firma. No haces tu trabajo a gusto. Tú sabes qué imagen puede  funcionar y el cliente muchas veces es un tirano y te va a imponer la manera de hacer las cosas. Eso es ansiedad asegurada.

En el arte todo el mundo opina, y de ahí la idea de que la actividad artística no sea seria o no resulte algo profesional. En lo creativo todo el mundo opina. Sin embargo, si un mecánico te dice que el motor no funciona,  no le pones pega.

 

+ A pesar de que tenéis muchas cosas en el tintero y os gusta que todo vaya fluyendo según el viaje decida, sí tenéis principios muy fijados, como la autogestión.

Sí. Primero pensamos en contar con financiación de fuera para que el proyecto no supusiese una inversión excesiva por nuestra parte. Pero luego pensamos que es el precio que tienes que pagar para hacer algo así. Si sale bien, es por nosotros, y si no, también: asumiremos nuestros errores y aprenderemos para la siguiente. Pero si hubiéramos trabajado de otra forma y dependiéramos de gente ajena, el proyecto se te escapa de las manos porque lo controla alguien y ante el fracaso no hay nada que hacer.

En Vostok cada uno ha aportado lo suyo. En lugar de comprarte un mes unas zapatillas, lo aportamos en esto. Por otro lado, abriremos las puertas a la libre colaboración. La intención no es económica sino dar la posibilidad de mover tu obra, crear una plataforma de peso para futuras acciones y trabajar en lo que nos gusta y como nos gusta.

 

+ La primera misión de Vostok es este viernes 30 de mayo. ¿Qué tenéis pensado?

Música, cervezas y que fluya.

No es necesaria tanta explicación. Cuando una obra de 10×10 necesita un texto de tres A4 algo no funciona. Lo más importante es que estamos aquí y si quieren preguntarnos estaremos encantados de responder, pero no tenemos intención de dar la chapa a nadie.

 

+ ¿Sois de los que preferís no pensar, poneros en lo peor o soñar?

No hay un “lo peor”, esto ya es la ostia en sí, es mega enriquecedor. De ver un local abandonado hemos pasado a ver una galería con nuestro trabajo, y eso ya es genial.  Es algo nuevo, algo que ni siquiera está localizado: va a estar aquí 15 días y luego no sabemos dónde va a estar ni qué va a ser. Ese interrogante nos da una motivación brutal. Nos obliga a no parar. Si paras, mueres. Antes de acabar un proyecto ya estás pensando en el siguiente y eso te mantiene vivo.

 

+ De momento ha comenzado la cuenta atrás con esta expo en la que estáis los 7 fundadores de Vostok, ¿os gustaría que en la siguiente participase otra gente?

Sí, por supuesto, aunque no hemos hablado seriamente del siguiente paso. El día 31, con la resaca, veremos cómo ha ido y hacia dónde vamos.

 

 

Agradecer especialmente la valentía de este grupo de amigos de colgar sus piezas y de hacerme un hueco poco antes de su inauguración. ¡No os lo perdáis este viernes 30 a partir de las 20h!

Vostok Gallery (foto de Eneko Azpiroz)

Id viendo su trabajo aquí: https://www.facebook.com/vostokgallery

 

Arte Sonoro

Ayer nos acercamos a Civivox San Jorge atraídos por el título del evento: “ARTE SONORO”. Se trataba de la fusión de música y pintura, de la mano de los saxofones Proyecto Hélade(María García Arcos y Luis González Marín) y del pincel y muchos más materiales de Naroa Armendariz.

En el escenario, media docena atriles negros, un lienzo blanco, otro rojo, otro naranja y tres artistas moviéndose silenciosamente. La obra comenzaba  con estas palabras: “ARTE, MÚSICA, SINESTESIA”. El juego de luces y de saxofones inspiraba a Naroa a moverse y pintar, primero detrás del lienzo, enseñándonos la belleza de las sombras de su cuerpo pintón, y en el resto del evento cara al público y sin tapujos, dando color y musicalidad a las piezas que Proyecto Hélade tocaba.

Además de la singularidad de las notas de los saxofones y del ritmo de los propios músicos, Naroa pintó no sólo con brochas y pinceles, también con esponjas, con las manos, con jeringuillas, con un limpiacristales e incluso con tierra. Sí, con tierra y arena. En un momento dado, la pintora bajó del escenario y a través de un proyector, el público pudo ver en directo cómo creaba una obra con arena y tierra desde el fondo de la sala.

Si esperan ver algo común, se sorprenderán.

Una frase resume el acto: “no basta con oír la música, hay que verla”. La sonrisa de satisfacción de los artistas alentaba al público a aplaudir más fuerte aún. ¿Podría Proyecto Hélade interpretar esa música? ¿Podría Naroa Armendariz  reflejarla en el lienzo o en el movimiento?

Si queréis podéis ver un poquito del principio aquí:

 Image