Cine

La Filmoteca con el cine

El viernes fui a la Filmoteca. Para los que no sepáis qué es o dónde está, os lo cuento. Es una organización, que está en el edificio de la Biblioteca General (sí, la de Mendebaldea) que se ocupa de la conservación, investigación y difusión de películas y obras audiovisuales. Para su misión difusora ponen a nuestra disposición, entre otras muchas cosas, una salita de cine. Los miércoles, jueves y viernes proyectan una peli a las 20h. Por 3 euros. Cada día está relacionado con un ciclo distinto. Ahora los miércoles ponen películas IMPRESCINDIBLES como la inolvidable -guiño, guiño- Memento de Christopher Nolan o la reciente Searching for sugar man (de la que os aconsejo su banda sonora), los jueves ronda entre el Foco Punto de Vista, Panorama Inaac o Navarra en los archivos, con por ejemplo una sesión de cortometrajes navarros de la década pasada, y para finalizar la semana con buen sabor de boca (palomitas saladas o dulces, al gusto) este mes,haciendo alusión a los 100 años del comienzo de la I Guerra Mundial, podemos ver cintas sobre Las dos guerras mundiales en el cine.

El viernes vi el Gran Desfile de 1925. Si os digo la verdad no supe a qué iba. Vi en la reseña “Guerra Mundial y Banda Sonora en directo” y no me hizo falta leer más. Cuando me senté, una de las personas organizadoras nos contó sobre el director, sobre la película, sobre el cine en esa época y sobre películas representativas del mismo calibre. También muchas anécdotas y curiosidades, como que el ministerio de defensa cedió muchísimas cintas de vídeo, ¡Incluso reclutas para filmar! ¡Qué gusto escuchar a gente con tanto conocimiento y tan enamorada del cine! No sólo eso, nos contó que era una película muda. Sí, culpa mía no haberlo imaginado, y que tenía una duración de 2 horas y media. “¿CÓMO?” Miré a un lado y al otro y pensé en huir despavorida. Pero algo me dijo que me tenía que quedar. No os voy a contar de qué la película porque para eso ya están ellos. Pero sin duda, hice bien en quedarme.

No puedo zanjar el tema sin contaros que además podéis pasear entre proyectores originales y de todas las fechas y echarle un vistazo a la colección de maquetas o posters de películas que rodean el hall.

Agradecer desde aquí el trabajo de todas esas personas que hacen que la Filmoteca sea posible y de qué manera. ¡Gracias por vuestra ilusión y conocimiento!

Os diré que merece siempre ir a aprender un poquito a la Filmoteca. Que la curiosidad te regala muchas sorpresas. Y que si os apetece ir al cine por poquito dinero, no lo dudéis, estas son las tres últimas películas de esta temporada: http://www.filmotecanavarra.com/es/programacion.asp?IdContenido=1

 

 

Pd.: espero que el pianista que se encargó de la bso en directo, sin partituras y sin descanso, se haya recuperado. Gracias a él también.

Día Internacional de los Museos

A menudo me dicen que soy una friki de los relojes. Bueno, puede ser. No seré yo quien lo discuta.

Diréis ¿y qué tiene que ver esto con los museos?. El domingo fue el Día Internacional de los Museos y me fui a Bilbao. Y eso que en Pamplona había un montón de actividades (visitas guiadas, teatralizadas y hasta música).

El Guggenheim ya es obra de arte de por sí.  Yo en realidad no tengo ni idea de arte. Nada. Cero. Niente. Rien. Pero vamos al tema de los relojes. Había leído que había una proyección de Christian Marclay (encantada) titulada “The Clock”. Así que fui a ver. Esto es lo bueno de no saber de arte, que te lanzas a la piscina con los ojos cerrados. ¿Que te gusta? Te quedas. ¿Que no? Te vas.

Christian Marclay es un californiano nacido en los ´50 cuya biografía comienza en 1980 y mide 18 hojas en la que no se puede quitar ni una coma. Es un artista visual, DJ, compositor y performativo, que mezcla el vídeo, los fonogramas, el cine y la fotografía creando piezas tan geniales como “The Clock”. Esta película nace en 2010 y se trata de un bucle de 24h formado por cortes de películas, en los que en cada escena aparece un reloj o alguien diciendo la hora exacta en la que el espectador se encuentra. Escena a escena. Minuto a minuto durante 24 horas. Si hablamos de las 4pm, de la hora del té o de la hora de los Simpsons, sería fácil, pero…¿de las 13:48? A mi me pareció increíble y de tener una pedrada interesante. Marclay sólo tardó 3 años en hacer esta grabación. No quiero ni pensar la de bolsas de palomitas que se ha tenido que comer.

” The Clock”

El Guggenheim instaló una sala de cine con unos sillones que ni en los mejores salones con un proyector enorme y abría cada día un pase especial para que la película estuviese rodando las 24h que dura (mientras el museo estaba abierto).

A día de hoy supongo que todos los relojes de Christian Marclay serán digitales.

 

Las bandas sonoras de John Williams por La Pamplonesa

De un tiempo a esta parte “La Pamplonesa“, banda referente en Iruña, viene organizando un concierto de Bandas Sonoras en el Teatro Gayarre. Este año eligieron interpretar al compositor de Heidi, Tintín, Super Man, E.T., Indiana Jones o Stas Wars (eligiendo las tres últimas para este año), el neoyorkino John Williams.

Este año se han tirado a la piscina. Además de tocar, han llenado la sala con mucho arte. De la mano de “John Williams” (interpretado por el trombonista Rubén Velasco Azcona) conocimos cómo elige cada melodía según el ritmo de la película. Para acompañar a la música proyectaron  trocitos de las películas y ¡no sólo eso! ¡Hubo teatro! “John Williams” hizo de Indiana Jones y Dark Vader, acompañado por dos actores que salían de entre las butacas y pasillos. Nazis, C3PO, Dark Vader, soldados de asalto del lado oscuro y hasta ambulancias. Aquí muere hasta el apuntador. De los tiroteos entre nazis e Indiana Jones al pobre saxofonista de La Pamplonesa lo tuvo que evacuar una ambulancia improvisada. Pero no desistió.

Escuchamos melodías de todo tipo, dulces, aventureros, de suspense, y ya que estaban, tocaron Indiana Jones en varias versiones: zortziko, vals, nana y marcha. Con este ritmo no fue de extrañar que el propio C3PO se marcase un reggaeton!

Hubo también momentos para el romanticismo. Como en un programa presentado por Jorge Javier Vázquez, Dark Vader casi hace caer la batuta a Jesús Garisoain cuando le dijo con su voz de ultratumba: Jesús, yo soy tu padre.

Me gustaría compartir con vosotros que Rubén Velasco Azcona es profesor del conservatorio de La Rioja, coautor de conciertos y participante en un montón de orquestas. Pero además es Licenciado en Geografía e Historia. Será que en sus facetas ocultas estaba la de actor, ¡y qué bien lo hace!

 

 

Si al entrar en el teatro la mitad de butacas estaban ocupadas por niños, no sé qué ocurrió durante el concierto, que cuando se encendieron las luces, ya no había mayores.

Image

 

 

Aprovecho para poner un dibujo que me encanta de Clara L. del Averno.

Clara L. Averno

 

 

Carmina y amén

A la gente de la industria del cine se les ha debido ir toda la olla a Camboya en vuelo charter, que diría una amiga. Ahora ir al cine ya no es barato, si no GRATIS! ¡Que sí! ¡Y encima preestreno! Como diría aquella: ¿perostoquéeee?

 

Pues es un valiente, queridos. Una de esas personas que en lugar de ir a contracorriente y a regañadientes contra el desarrollo y la tecnología imparable, la coge por su lado y aprovecha el tirón.

Paco León, sí…el de Aída, pues no es tan tonto como su personaje, no, y eso que alguno ya se lo habrá advertido. Paco León, con la colaboración de un total de 120 salas en toda España, invitó ayer a ver GRATIS la segunda parte de Carmina o revienta, Carmina y amén.  En Pamplona se hizo en Itaroa y en Cines Baiona, ambas salas en las distintas sesiones, llenas.

En la primera ya se la jugó estrenando a la vez en el cine, en Dvd y en emisiones privadas. Y ganó el partido. Esta vez ha tirado de lo que realmente es la publicidad más efectiva y también la más antigua. BOCA-OREJA. Que también es gratis.

Ninguna de las dos cintas cuenta con subvenciones o ayudas porque de ser así hubiera tenido que esperar meses para poder estrenar a la vez en los distintos formatos.

 

Lo que ha querido conseguir es dar una prueba de valor al público, y si le gusta, compra y comparte. Este director sabe muy bien que la industria del cine ha cambiado, está internet, y o te subes al carro o mueres. Los 50.000 espectadores que ayer en menos de 1 hora agotamos las butacas libres demuestran que seguimos siendo un poquito valientes ¡y eso que se jugaba la semifinal de la Champions!

 

Os voy a dejar mi trocito preferido que, sin ofender a nadie, me recordó a “5 horas con Mario”

 

 

http://carminayamen.com/alrededor/#/monologo-de-carmina

 

“La única opción descartable es no hacer nada”

Paco León

 

Anuncio del preestreno

la fiesta del cine y tú sin saberlo

Durante la semana de la fiesta del cine, las salas se triplicaron respecto a las semanas que parece que el cine cuesta un riñón. Y es una auténtica maravilla, oigan. Ver colas de gente esperando en las taquillas, nervios por si habrá butacas o tendrán que irse a la siguiente sesión, salas llenas hasta las primeras filas (con sus consecuentes dolores de cuello y subida de dioptrías), y un largo etc de buenos efectos. Y todos nos preguntamos ¿por qué no lo hacen más a menudo? ¡TACHÁN! En Pamplona ya lo llevan haciendo por lo menos desde septiembre.

Por no contar con los espacios en los que ponen películas #portucarita o casi:

Civivox, Filmoteca Navarra, Casas de Cultura (Noáin, Zizur, Burlada…)…

Ahí va vuestra acreditación, NO TENÉIS NI QUE IMPRIMIRLA, sólo leed:

Image